ARTE NEWS

EDUARDO JAUDENES DE SALAZAR DIRECTOR

 

ARTE  BUSINESS  CULTURA  FASHION  GOLF  RESTAURANTES  SALUD  SOCIEDAD  SYBARIS  VIAJES  OPINIÓN ECONEWS PORTADA

 

 

EL MUSEO DEL PRADO Y LA FUNDACIÓN MARÍA CRISTINA MASAVEU PETERSON PUBLICAN: EPISTOLARIO DEL ARCHIVO DE MADRAZO Y CECILIA DE MADRAZO. LUZ Y MEMORIA DE MARIANO FORTUNY

 

CAIXA FORUM MADRID PRESENTA EL MUNDO DE GIORGIO DE CHIRICO. SUEÑO O REALIDAD

 

MUSEO DEL PRADO MARIANO FORTUNY

 

PREMIO DE NUEVA ARQUITECTURA TRADICIONAL RAFAEL MANZANO, RECAIDO EN EL ARQUITECTO JOSÉ BAGANHA

 

MUSEO DEL PRADO LA DONACION DE OSCAR ALZAGA

 

 

 

 

Indice

 

 

MUSEO DEL PRADO LA DONACION DE OSCAR ALZAGA

 

 

La donación Óscar Alzaga al Museo Nacional del Prado.

 

La donación Óscar Alzaga Villaamil constituye, por la elevada calidad de las piezas que la integran, una importante contribución al enriquecimiento de las colecciones del Museo Nacional del Prado.

 

Se trata de siete pinturas que comprenden un amplio abanico cronológico, desde las postrimerías del siglo XVI a mediados del XIX, realizadas por autores italianos, españoles y un bohemio. Todas ellas fueron pintadas en España, a excepción del Ligozzi, pero cuatro fueron adquiridas por el donante en el extranjero, por lo que su entrada en el Museo del Prado supone un importante acrecentamiento del patrimonio artístico nacional.

 

El Museo del Prado expone por primera vez las seis pinturas que ingresaron en sus Colecciones el pasado mes de marzo gracias a la generosa donación de Óscar Alzaga Villaamil, que incluía también una dotación económica para la adquisición de Retrato de Manuela Isidra Téllez-Girón de Esteve, también en la exposición.

 

INDICE

 

PREMIO DE NUEVA ARQUITECTURA TRADICIONAL RAFAEL MANZANO, RECAIDO EN EL ARQUITECTO JOSÉ BAGANHA

 

 

Se ha entregado el  Premio de Nueva Arquitectura Tradicional Rafael Manzano, que ha recaido en el arquitecto José Baganha, en un acto presidido por Don Fernando Terán, presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde ha tenido lugar el evento. También ha participado en el evento Paloma Sobrini, Directora General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid.

El Premio Rafael Manzano, dotado con 50.000€, nació con el objetivo de reconocer la labor de los   arquitectos   que   preservan  el   patrimonio   español   y   este   año   el   galardón   ha   traspasado fronteras y se ha ampliado a nuestro país vecino, Portugal, recogiendo también su arquitectura, ya que guarda numerosas similitudes con la nuestra.

 

En esta ocasión ha sido otorgado a José Baganha, Doctor por la Universidad del País Vasco, en reconocimiento a su labor por preservar las tradiciones arquitectónicas alentejanas. Una región muy cercana a Extremadura, no sólo en distancia, si no también en tradición arquitectónica con construcciones encaladas y prominentes chimeneas que dibujan ambos paisajes.

 

Entre las principales obras del arquitecto destacan; la Casa nas Sesmarias (Salvaterra de Magos, 1992), a medio camino entre palacios y casas de campo, y la Casa do Médico de S. Rafael (Sines), un edificio del siglo XVIII condenado a la demolición que fue rescatado y que Baganha reconstruyó y convirtió en un centro de eventos para el Colegio de Médicos de Portugal.

 

El patrocinador del premio, el financiero y filántropo norteamericano Richard H. Driehaus, ha dedicado unas palabras al homenajeado“Baganha es uno de los pocos arquitectos en Portugal que se esfuerza por diseñar edificios en armonía con las tradiciones arquitectónicas locales.

 

Para adaptarlos a las necesidades de nuestro tiempo. El respeto por el contexto y la esencia del lugar son los sellos de su trabajo. Él dice que esto es un trabajo solitario. Espero que el reconocimiento de hoy lo haga menos.”

 

Por su parte, el arquitecto ganador ha relatado, “Desde muy pronto entendí que el camino que quería recorrer en la arquitectura no negar la tradición y la historia, sino que busca en ella las pistas,   para   afrontar   las   necesidades   del   mundo   de   hoy,   en   materia   de   identidad   y   de preservación del ambiente natural.” Finalizó señalando; “Es una gran satisfacción para mí que instituciones y personas tan notables como el Sr. Driehaus apoyen a los profesionales que han decidido dedicar sus vidas a la defensa y enseñanza de la Arquitectura tradicional.”

 

Este   premio,   generosamente   donado   por   el   filántropo   de   Chicago,   Richard   H.   Driehaus, contribuye un año más a la preservación de nuestro valiosísimo patrimonio histórico.

 

El Premio Manzano está convocado por la fundación The Richard H. Driehaus Charitable Lead Trust, INTBAU (International Network for Traditional Building Architecture and Urbanism) y Fundaçao Serra Henriques, que cuenta con el patrocinio del Presidente de Portugal.

 

Información complementaria sobre el ganador y su obra:

www.premiorafaelmanzano.com, www.driehausfoundation.org , www.jbaganha.com/

 

INDICE

 

MUSEO DEL PRADO MARIANO FORTUNY

 

 

Fortuny (1838-1874) es una exposición de visita obligada para todos los amantes del arte.

 

Ipecablemente montada por y en el Museo Nacional del Prado.

 

Desde el 21/11/2017 hasta el 18/03/2018

 

El Museo Nacional del Prado presenta una exposición acerca de Mariano Fortuny y Marsal (1838-74) a la que dedica sus dos salas más importantes en la ampliación del Museo. Es la primera vez que el Prado aborda una exposición antológica de este destacado artista, buena parte de cuyas obras maestras conserva gracias a los generosos legados de Ramón de Errazu y de Mariano Fortuny y Madrazo, hijo del pintor, y a compras realizadas por el propio Museo.

 

Como en otras exposiciones monográficas que ha realizado el Prado, se presenta una revisión de la mejor aportación del pintor. Mariano Fortuny, el artista español que tuvo una mayor presencia internacional en el último tercio del siglo XIX,… | +

 

Artconductor:

    Javier Barón, jefe de Conservación de pintura del siglo XIX

 

La muestra reúne 169 obras, 12 de ellas nunca antes vistas en público.

 

La primera exposición antológica dedicada a Mariano Fortuny (1838-1874) permitirá contemplar en el Museo del Prado a partir del 21 de noviembre un conjunto de 169 obras de una de las figuras fundamentales de la pintura española del siglo XIX.

 

Fue un maestro del óleo, de la acuarela, del dibujo y del grabado. Lo atestiguan las piezas reunidas, 67 de ellas nunca antes expuestas fuera de sus colecciones y museos, y 12 de ellas, inéditas.

 

Descrito por Javier Portús, jefe de conservación de pintura del siglo XIX y comisario de la muestra, como un artista “tenaz” de habilidad “extraordinaria”, es considerado por la historiografía como un renovador por su tratamiento de la luz y del color, así como de la captación anatómica.

 

Portús destaca, asimismo, la forma tan "moderna" con la que se aproximó al natural y que fue uno de los primeros en introducir la temática japonesa en sus composiciones, como demuestra en el magnífico óleo Los hijos del pintor.

 

Su profundo conocimiento de la pintura le permitió concebir obras de honda expresividad que denotan su gran destreza en la representación de la incidencia de la luz en las figuras y en los objetos.

 

El “ojo prodigioso” de Fortuny, como lo define el Prado, hizo posible que firmara obras maestras por las que recibió el reconocimiento internacional. Viajó a Roma, París o Granada, donde creó pinturas tan exquisitas como Vendedora de verduras en Granada o Jardín de la casa de Fortuny, en las que dejó constancia de su gusto por la vegetación arbórea.

 

Si bien, fue trascendental en su trayectoria su estancia en el norte de África, donde conoció las posibilidades expresivas de la luz y donde se intereso por las costumbres y los tipos árabes. Destacan de esta etapa Marroquíes, de pequeño formato, o El vendedor de tapices.

Un destacado acuarelista

 

En el recorrido propuesto por el Prado, el museo pone el acento en mostrar a Fortuny no sólo como un maestro de la pintura, sino también de otras disciplinas. Así, evidencia su maestría como acuarelista – “la más sobresaliente de su tiempo” – al tiempo que da cuenta de sus dotes como grabador a través de piezas como el aguafuerte Anacoreta, del que expone la lámina de cobre original.

 

No pasa inadvertido para ningún visitante un lienzo ubicado en el techo de una de las salas. Se trata de La reina María Cristina pasando revista a las tropas, un óleo que mide 3 x 4,6 metros y que se muestra por primera vez colocado en la ubicación para la que fue encargado: uno de los techos de la residencia parisina de la monarca regente. Esta restitución de la obra “permite su cabal comprensión”, señala el Prado.

 

También destaca el museo como novedad la exposición de parte de las antigüedades que atesoró el pintor en su taller, entre las que figuran un arcón del siglo XVII y un espejo veneciano ricamente decorado. “Se sintió atraído por toda clase de objetos, especialmente armas, cerámicas, textiles, marfiles, muebles y cristales”.

 

Sorprenden, por su asombroso parecido, las copias que realizó Fortuny de otros grandes maestros como el Greco, Ribera, Velázquez o Goya, artista al que se sintió más unido. Impacta contemplar sus versiones del retrato de Inocencio X, de Velázquez; de la Familia de Carlos IV, de Goya, o del San Andrés, de Ribera.

 

INDICE

 

CAIXA FORUM MADRID PRESENTA EL MUNDO DE GIORGIO DE CHIRICO. SUEÑO O REALIDAD

 

 

EL MUNDO DE GIORGIO DE CHIRICO. SUEÑO O REALIDAD es una muestra de visita obligada para todos los amantes del arte.

 

Arquitecturas y plazas silenciosas, maniquíes humanizados, personajes mitológicos, naturalezas muertas y objetos descontextualizados en paisajes que evocan atmósfera de suspense.

 

Una retrospectiva que muestra la evolución de la producción artística del gran maestro del arte metafísico, y uno de los artistas que más influyó el arte del siglo xx.

 

OBRAS QUE INCLUYEN PINTURAS, ESCULTURAS, ACUARELAS Y DIBUJOS, REPRESENTATIVAS DE LOS PRINCIPALES TEMAS DEL ARTISTA Y DE SU CONTINUA INVESTIGACIÓN TÉCNICA.

 

La obra de Giorgio de Chirico (Volos, 1888 - Roma, 1978) se caracteriza por una incesante investigación en diferentes planos: desde su periodo metafísico inicial, en la década de 1910, el trabajo por el que más se le conoce, en el que muestra su personal transformación del arte clásico mediante sus enigmáticas piazzas de arquitectura renacentista, pasando por los temas iconográficos de las décadas de 1920 y 1930, sus investigaciones técnicas sobre la pintura de los grandes maestros durante la década de 1940, hasta su periodo neometafísico entre 1968 y 1976.

 

Esta exposición recorre las principales fases creativas de Giorgio de Chirico y retrata la continua investigación de la idea artística, marcada por una constante búsqueda en el plano iconográfico y simbólico capaz de crear una continuidad de la tradición artística italiana en el arte. Este empeño de continuidad fue uno de los elementos que determinó su posición destacada en el arte internacional, sobre todo en su influencia en el movimiento surrealista y en otros grandes artistas y escritores de la primera mitad del siglo XX.

 

ESCULTURAS PICTÓRICAS

 

La exposición incluye las pocas esculturas realizadas por De Chirico a partir de 1940, en terracota y en bronce, con ediciones limitadas producidas posteriormente entre 1968 y 1970. A través de la escultura, De Chirico daba forma concreta a sus invenciones metafísicas, e inmortalidad al relato mitológico. El artista especificó: “Si una escultura es dura, no es una escultura. Una escultura tiene que ser suave y cálida; como tal, no solo tendrá toda la suavidad de la pintura, sino también todo su colorido. Una escultura bella siempre es pictórica.” En la muestra también se expone su escultura monumental El arqueólogo, de 1968, que constituye el punto de referencia central de toda la propuesta.

¿QUIERES RECIBIR TODAS LAS NOVEDADES SOBRE CAIXAFORUM PUNTUALMENTE EN TU CORREO?

 

NO HAY ARTE SIN NARRACIÓN

 

La narración es un elemento fundamental en todos los temas de Giorgio de Chirico; es el elemento que alberga el tejido de la composición artística en su conjunto. Los mundos que De Chirico narra en su arte son mundos verosímiles, mundos que pueden ser investigados, rastreados y cuestionados, mundos en los que él mismo representa el papel de un oráculo escondido, ocultando su secreto mientras lo revela a través de todos los medios que su profunda y meditada cultura humanista pone a su disposición.

 

Actividades alrededor de la exposición

 

Conferencia a cargo de las comisarias

Miércoles 22 de noviembre de 2017

 

Café tertulia para grupos: El mundo de Giorgio de Chirico

Del 23 de noviembre al 6 de febrero de 2018

 

El mundo de Giorgio de Chirico. Sueño o realidad

 

Del 23 de noviembre al 16 de febrero de 2018

 

INDICE

 

EL MUSEO DEL PRADO Y LA FUNDACIÓN MARÍA CRISTINA MASAVEU PETERSON PUBLICAN: EPISTOLARIO DEL ARCHIVO DE MADRAZO Y CECILIA DE MADRAZO. LUZ Y MEMORIA DE MARIANO FORTUNY

 

 

El Museo del Prado y la Fundación María Cristina Masaveu Peterson presentan dos publicaciones que enriquecen la exposición “Fortuny (1838-1874)”

 

Gracias al mecenazgo de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson y en virtud de un convenio de colaboración suscrito con esta institución, el Museo del Prado presenta dos publicaciones coeditadas por ambas instituciones que constituyen un apoyo fundamental para profundizar en el conocimiento de Fortuny y en los acontecimientos artísticos que se sucedieron en España y en el resto de Europa durante el siglo XIX.

 

Cecilia de Madrazo. Luz y memoria de Mariano Fortuny escrito por Ana Gutiérrez, conservadora del Museo del Prado, narra la biografía de la esposa del pintor, y Epistolario del Archivo de Madrazo en el Museo del Prado recoge un total de 383 cartas familiares que aportan relevante información sobre las relaciones personales, profesionales y sociales de los Madrazo.

 

La Fundación María Cristina Masaveu Peterson financia también una beca de formación en el Área de Conservación del Museo del Prado.

 

Dentro de la línea de actuación iniciada hace ya varios años en la revisión de los

grandes maestros de la pintura española del siglo XIX, el Museo del Prado ha

presentado la gran exposición antológica “Fortuny (1838-1874)”, patrocinada por la

Fundación AXA, y junto a ella la edición de dos publicaciones, que ha sido posible

gracias al mecenazgo de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, y que

constituyen un apoyo fundamental para profundizar en algunas cuestiones de la

vida, obra y personalidad artística de este artista de fama y prestigio internacional.

Epistolario del Archivo Madrazo en el Museo del Prado. I. Cartas de

Mariano Fortuny, Cecilia, Ricardo, Raimundo e Isabel de Madrazo.

El libro, editado por Ana Gutiérrez y Pedro J. Martínez, miembros del Área de Pintura

del siglo XIX del Prado, recoge un total de 383 cartas, escritas por Fortuny, por su

esposa Cecilia de Madrazo y por sus cuñados Ricardo, Raimundo e Isabel, y enviadas

en su mayoría a Federico de Madrazo, suegro y padre respectivamente de los

remitentes.

Datadas entre 1863 y 1919, por su contenido constituyen un apoyo fundamental para

profundizar en el conocimiento de Fortuny, uno de los pintores españoles del siglo

XIX con mayor proyección internacional. Gracias a la información vertida en muchas

de estas cartas se han podido aclarar algunas cuestiones sobre su vida, sus obras y su

personalidad artística y conocer sus propias opiniones acerca del panorama cultural

e histórico de su tiempo. Además, las cartas resultan fundamentales para estudiar las

relaciones personales y sociales de los Madrazo, y a su vez aportan abundante

información sobre las biografías y trayectorias profesionales de un buen número de

artistas nacionales y extranjeros y sobre acontecimientos de diversa índole tanto de

España como de París, Roma y Venecia.

Constituyen una parte importante de las más de 2.600 cartas del archivo particular

de la familia Madrazo, cuya adquisición en 2012 supuso la incorporación al Museo del

Prado de uno de los conjuntos epistolares más nutrido y numeroso que aún se

conservaba en España en manos privadas. En los próximos años el Museo tiene el

propósito de continuar con la trascripción y edición del resto del archivo, del cual tan

solo habían visto la luz hasta ahora los epistolarios de Federico de Madrazo (1994) y

de José de Madrazo (1998).

Cecilia de Madrazo. Luz y memoria de Mariano Fortuny

El Museo del Prado publica ahora la biografía -escrita por Ana Gutiérrez,

conservadora del Prado- de Cecilia de Madrazo, esposa del pintor y mujer de

atractiva personalidad que se completa con una interesante, y en muchos casos

inédita, documentación fotográfica que perfila una visión total de su figura. Esta

publicación cuenta con otra edición en inglés, que se presenta también ahora.

Las palabras de sus “Últimas voluntades” referidas a su proceder porque he querido

llevar bien el nombre de mi marido justifican una vida dedicada por entero a

enaltecer la figura del artista reusense para quien ella fue su luz y su memoria.

Desde su nacimiento en Madrid, en 1846, su vida estuvo abocada a contemplar en

primera fila los acontecimientos artísticos que se sucedieron en España y Europa ya

que la presencia indiscutible de la saga de los Madrazo en todas aquellas

instituciones oficiales y oficiosas que rigieron la política cultural española de todo el

siglo XIX le proporcionó una información privilegiada que ella asimiló desde niña.

La asidua correspondencia con su padre, con sus hermanos, o con los marchantes de

su esposo, dan testimonio locuaz de una extensa época ya que su longevidad le

permitió alcanzar los años 30 del siglo XX. Este epistolario que abarca un largo

periodo, desde 1868 hasta 1917, ha sido la columna vertebral para la elaboración de

esta biografía a la que se han sumado otras numerosas fuentes que informan sobre

el mundo apasionante que Cecilia de Madrazo vivió en los distintos escenarios

donde fijó sucesivamente su residencia. Ella fue testigo de uno de los periodos de

desarrollo artístico más álgido protagonizado por la colonia de artistas españoles

tanto en Roma como en el París del último cuarto del siglo XIX. En dichas ciudades,

su casa fue siempre lugar de encuentro de la intelectualidad más cosmopolita así

como de pintores y marchantes donde se forjaron muchos de los negocios que les

abrieron la puerta del éxito internacional. Finalmente fue Venecia la ciudad donde

Cecilia se estableció definitivamente y desde allí apoyó el desarrollo artístico de su

hijo, Mariano Fortuny y Madrazo, reconocido artista polifacético que sobresalió en

el campo de la pintura, de la escenografía y en la creación de textiles.

Beca Fundación María Cristina Masaveu Peterson – Museo del Prado

Por otro lado, la Fundación María Cristina Masaveu Peterson colabora con el Museo

del Prado en la formación de especialistas e investigadores con la financiación de

una beca en el Área de Conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte hasta

1.700 que tendrá una duración de doce meses.

 

INDICE